Cromatógrafos Líquidos (HPLC)

Un Cromatógrafo Líquido (HPLC, por Cromatografía Líquida de Alta Performance) se utiliza para determinar la composición cualitativa o cuantitativa de una muestra, cuyos componentes pueden no ser volátiles, lo que hace la técnica ideal para determinaciones que no pueden realizarse por Cromatografía Gaseosa.

Determinaciones típicas que se realizan por HPLC: Farmacéuticas, Sales, Proteínas, Hidrocarburos pesados como asfaltos, productos naturales, enzimas, proteínas, etc.

Un HPLC consta de diferentes módulos: la Bomba es la encargada de impulsar a la fase móvil (solventes) a través del sistema. La Columna es el lugar físico en donde se produce la separación de los componentes de la muestra. El Detector es el que se encarga de transformar una propiedad física de los analitos (generalmente la absorción de las moléculas) en una señal eléctrica, que se transmite al software de control.

La inyección de la muestra se puede hacer manualmente (girando una válvula que desplaza la muestra contenida en un loop), o con un Autosampler o inyector automático, lo que aumenta la productividad del equipo, ya que es posible dejarlo en funcionamiento de un día para el otro, o durante un fin de semana.

Knauer es un fabricante Alemán de Cromatógrafos Líquidos, establecido en Berlín desde hace más de 55 años. Entre los modelos de HPLC que comercializa se encuentran el HPLC Azura, con las máximas prestaciones disponibles en el mercado, el Azura UHPLC (para determinaciones a altas presiones), el Azura compact (el de mayor relación performance/costo del mercado), y el Azura para Universidades y Escuelas (que posee grandes beneficios para estos mercados).

Otros modelos en los que se especializa Knauer, son el HPLC de Escala Preparativa Azura Prep LC (para purificación de productos de síntesis), y el HPLC para aplicaciones biológicas Azura Bioline (para purificación de Proteínas).